Tú eres la música

Modernamente, sólo E. M. Cioran (1911-1995) tiene la lucidez obsesiva de las pasiones que no cesan: Dios, el Amor y la Música. Hablo, desde luego, únicamente de las intangibles. Dice Nietzsche, por ejemplo: «No puedo diferenciar las lágrimas de la música». Y completa Cioran: «Quien no comprende esto instintivamente, no ha vivido nunca con la intimidad de la música. Toda verdadera música procede del llanto, puesto que ha nacido de la nostalgia del paraíso». Oigo, más adelante, la redundancia del texto: «Únicamente el paraíso o el mar podrían dispensarme del recurso de la música» (De lágrimas y de santos).

*

Tú eres la música. Tus silencios son sólo el intervalo auditivo de una grabación defectuosa. No oírte es una pura sordera cósmica. Un error del corazón, que no escucha peinar la cabellera de astros de Berenice, ni a Denévola cortando espigas celestes.

Raymundo Ramos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close