Futuro

Había un instante entre una fila y otra:
el niño que habías arrullado en Navidad
era ahora ese hombre muerto en el altar.

El choque de tus labios fue un chasquido.

¿Para qué dar la bienvenida al mundo
a alguien que al crecer será torturado?

Aun así, repites esta historia cada año:

un beso al recién nacido y luego al cadáver
te hacen pensar que el futuro ya ha pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close