Semilla

Quien me parió es para mí una hermana.
Nací de su herida ahora invisible.
Y tan no recuerda la herida
que no exige poder sobre mi cuerpo.
Y aun así sus palabras son sagradas.
No son las palabras de una madre.
Si un día te tienden la mano con un regalo,
no elijas la mierda. Elige bien,
este bocado y esta semilla
te parecerán poco y son tu vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close